02Julio

Retener o soltar

¿Qué será lo correcto y lo incorrecto en relaciones de pareja? Califícalo...
5.0/5 rating 1 vote

Hace poco vi un post en redes sociales con un mensaje interesante en el que se cuestionaba el hecho de promocionar con tanto énfasis la idea de soltar.

El post explicaba que está muy de moda aprender a soltar pero se nos olvida sostener, reparar y no salir huyendo cuando las cosas se complican.

Me pareció un llamado de atención pare tener en cuenta porque ciertamente nos puede parecer igual de acertado aplicar en las relaciones de pareja los paradigmas actuales que tenemos a nivel laboral y a nivel tecnológico en donde la gran velocidad y la alta capacidad de adaptación son tan importantes. De hecho aparecen retos como "retención de clientes" y más recientemente la "retención del talento humano".

En las relaciones de pareja las cosas son distintas. Si bien como sociedad hemos evolucionado con inmensos cambios que buscan elevar nuestra calidad de vida y nuestra comodidad con nuevos productos y servicios, a nivel personal somos los mismos humanos con necesidades emocionales similares, salvo que quizá ahora estamos más llenos de miedo que antes porque nos sentimos mas vulnerables y profundamente solos.

Sin embargo al final del día somos las mismas almas buscando ser felices y realizarnos en todos los aspectos. Por tanto eso de aprender a soltar hay que mirarlo con cuidado para no caer en extremos que no nos convienen. 

¿Cómo lograr un buen balance entre soltar y retener? ¿Por qué es importante tener un equilibrio entre los dos conceptos en la práctica dentro de las relaciones afectivas? 

Quiero dar algunas ideas sobre el tema a continuación y especialmente tips para practicar ambos comportamientos de forma balanceada.

relaciones7Una cosa es sostener y otra es retener

Efectivamente, como decía el post, se nos olvida sostener.

No me cabe duda de que está tan olvidado el concepto de sostener que hasta lo hemos sustituido por el de retener. 

Sostener es un término que llevado a la práctica se convierte en habilidades para mantener una relación en el largo plazo. De hecho cuando recordamos de qué se trata sostener podemos sustentar, brindar apoyo y defender una relación de pareja ante las situaciones que se presenten y los retos del mundo.

Otra cosa muy distinta es retener. La palabra retener significa, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, "impedir que algo salga y conservar". O también se usa el término retener cuando se quiere conservar una cosa que debería devolverse y guardar en la memoria algo que hemos percibido o aprendido.

Creo que estamos mucho más familiarizados con la práctica de retener que con sostener. Por eso tenemos una dolorosa tendencia a las relaciones desechables, a las relaciones"light", a lo pasajero y a lo que no genere ningún tipo de compromiso. Por eso no nos parece extraño conocer de matrimonios que duran un día y de relaciones que duran una noche.

Como no desarrollamos las habilidades para sostener una relación, entonces buscamos cómo retenerla ejerciendo el control sobre la pareja y usando artimañas de retención que parecieran de otros tiempos pero se siguen aplicando hasta nuestros días. 

Así lo pude evidenciar en mi aula de clase en la universidad hace unos pocos años. Con mis estudiantes estábamos abordando el tema de los insights. Para aterrizar esa idea realizamos un foro donde hablamos, basados en evidencias, sobre el referente de mujer que presenta la publicidad. Me quedé con la boca abierta con varias reflexiones interesantes que concuerdan con estudios hechos a nivel internacional sobre el tema. Sin embargo lo que más me llamó la atención fue que varios estudiantes añadieron que las mujeres se han vuelto muy "intensas" en los chats, que los buscan mucho y que no se dejan conquistar. 

Ese comentario me conectó de inmediato con las estrategias de control que tanto refieren los comediantes en sus rutinas sobre las relaciones de pareja. Solo que en el caso de mis estudiantes estábamos hablando de chicos de 20 años. De manera que siento que los comportamientos controladores asociados a la idea de retener se están heredando de generaciones anteriores. 

Vale la pena entonces comprender que una relación de pareja en donde hay que retener y controlar no está fluyendo y por tanto no es una relación desde la libertad y muy seguramente tampoco desde el amor.

Si lo que queremos es una relación sana y realizarnos en pareja, conviene reflexionar sobre la palabra retener y reconciliarnos con ese instinto protector que está asociado a la energía femenina en cada uno de nosotros, tanto hombres como mujeres, de modo que podamos desarrollar las habilidades para sostener la relación en el largo plazo desde el amor y la sabiduría. 

Es a partir de sostener que podemos también reparar y podemos aprender a continuar en la relación cuando las cosas se complican porque se asimilan las dificultades como retos que se atraviesan en lugar de que se evadan.

relaciones11La moda de aprender a soltar

Luego de hacer la diferenciación entre retener y sostener, nos queda mucho más claro que soltar es una práctica fundamental cuando nos hemos empeñado en aprender a retener.

Soltar nos permite fluir comprendiendo que luego de dar lo mejor de nosotros en cada situación, hay que dejar que el universo opere en su infinita sabiduría para organizar las cosas de modo que ocurran.

Así pues, si en una relación de pareja alguno de los dos ha intentado retener al otro, la idea es aprender a soltar. 

Cosa muy distinta es que nos dediquemos a soltar cuando lo que tenemos que hacer es sostener.

Es interesante comprender que, como he dicho, sostener tiene que ver con la energía femenina dentro de nosotros. Pero soltar tiene que ver con la energía masculina.

De modo que lo equilibrado es aprender a soltar en lugar de tratar de retener, y aprender las habilidades de sostener para poder cuidar la relación y no salir huyendo ante la primera situación complicada. 

Publicado en Bienestar y felicidad, Inteligencia emocional, Afecto y amor

Déjame tu comentario

Estás comentando como invitado

Ir al inicio

Contacto

  • Celular:
    (57) 300 587 68 70
  • Medellín, Colombia, Suramérica:
  • E-Mail:
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.