30Octubre

¿De qué se trata fluir?

Algo que nos reta y nos cuesta dificultad Califícalo...
0.0/5 rating (0 votos)

En estos tiempos de profundas transformaciones planetarias donde se nos invita a soltar las viejas estructuras y a cambiar la forma en que nos relacionamos con nostros mismos, con los otros y con el planeta, nos corresponde aprender a fluir.

Sin embargo nos cuesta mucho hacerlo en la práctica, por eso incluso no comprendemos muy bien de qué se trata fluir.

Nos da mucha dificultad comprender que fluir es parte de nosotros porque funcionamos bajo las mismas leyes del universo que nos dicen que todo cambia, que todo se mueve, que lo viejo debe morir para darle paso a lo nuevo que nace.

fluir5Como la primavera muere para darle paso al verano o como el invierno llega para dajar atrás al otoño, de igual modo todo llega y todo pasa en la naturaleza.

¿Has visto cómo corre el agua por el cauce del río? El agua no se detiene, fluye continuamente, se adapta a las piedras que encuentra en el camino, solo sigue su curso hacia su desembocadura. No le importa si es de día o de noche, no se detiene a pensar en nada. 

La vida misma es como el agua del río que corre cumpliendo su destino.

El significado de fluir

Dicen los diccionarios que fluir es dejar surgir algo con facilidad. Fluir se trata justamente de permitir que algo siga su curso.

Fluir es algo tan natural en todos los seres vivos que si nos ponemos a pensar tan solo en todas las funciones que hace nuestro cuerpo de forma espontánea, nos daremos cuenta que están relacionadas con fluir permanentemente. Es más, cuando dejamos de fluir, nuestro cuerpo lo manifiesta reteniendo algo. Un simbolismo sería por ejemplo el estreñimiento. 

fluir2Dejar morir algo para ver nacer lo nuevo, eso es fluir. Permitir que las cosas sigan su curso, eso es fluir. Soltar lo viejo para ver llegar lo nuevo, eso es fluir.

Fluir tiene que ver con la danza interna de las energías femenina y masculina, de modo que cuando existe algún bloqueo de una de las dos o de ambas, se dificulta el soltar el pasado.

Esa danza interna de las energías en continuo devenir es la danza externa que nos corresponde experimentar afuera. 

Fluir se trata también de no crear resistencia al devenir de la vida. Entre más resistencia creamos, más entorpecemos lo nuevo que se nos quiere mostrar en esa maravillosa experiencia que es vivir. 

Nos cuesta fluir

A pesar de que nosotros hacemos parte de la misma vida, de ese universo que fluye de forma constante, nosotros los humanos no fluimos con facilidad. Hemos aprendido erróneamente y de manera inconsciente a no fluir.

Nos aferramos a ideas, a personas, a cosas, a situaciones. Incluso cuando sabemos que ellas no nos traerán bienestar porque ya no tienen sentido en nuestra vida. Preferimos quedarnos allí abrazando el pasado por miedo a lo que vendrá y porque nos cuesta dejar ir.

Creo que nos da dificultad por varios motivos. Uno de ellos es que hemos estado muy acostumbrados a ligar nuestra identidad como seres humanos a cosas externas a nosotros como el trabajo, la pareja o el status social, por eso cuando alguna de estas condiciones o situaciones cambia, nos resistimos y tratamos de aferrarnos como sea. 

fluir1Tanto si es la conclusión de un contrato laboral como si es la terminación de una relación afectiva o cualquier otra situación externa en la que hayamos sustentado todo nuestro valor personal, se siente como si fuera el fin del mundo. Claramente fluir no es una opción cuando dejamos que lo de afuera sea lo que nos defina. De lo que no nos damos cuenta es de que sin dejar ir lo viejo jamás podrá llegar lo nuevo. 

Otro motivo de nuestra resistencia a fluir es el ego que nos hemos creado y que nos hace pensar que tenemos el control de todas las cosas y situaciones. Queremos que se haga todo como nosotros hemos pensado que debe ser o como lo hemos planeado, cuando en realidad la vida nos muestra que hay una planificación universal más allá de nuestro control.

Se trata entonces de que aprendamos a vivir con ordenamiento natural y amoroso en lo que hacemos y vivimos, con cierta planificación, aunque comprendiendo que hay algunas cosas que escapan a nuestro control porque cada quien tiene su propio albedrío y su libertad de elegir. De modo que no podemos planificar todo al cien por ciento. Debemos aceptar que estamos bajo unas leyes del universo que están por encima de nuestros deseos o caprichos.  

La resistencia que creamos al fluir natural de las cosas es la que nos lleva incluso a enfermar. Ciertamente desde la perspectiva de la medicina mente-cuerpo y de las terapias alternativas, muchas de las enfermedades surgen cuando no dejamos fluir las cosas. El cáncer, por ejemplo,  comienza con una célula muerta que se negó a soltarse.

Un tercer motivo por el cual no fluimos, uno que es más profundo y que se trabaja con el despertar de la conciencia, es la falta de integración de nuestra energía femenina y masculina internas. 

Cuando hay desbalance de alguna de esas energías, las cosas no fluyen adecuadamente en nuestra vida y ponemos resistencia, sin darnos cuenta. 

Así que una buena pregunta para aprender a fluir es ¿Cómo están tus energías femenino-masculina internas? Es algo que descubrimos en mis seminarios y consultas.

La unificación interior será fundamental para que aprendamos a fluir y a disrutar de las sorpresas que trae la vida cuando soltamos lo viejo. Siempre la vida tiene algo nuevo para nosotros, en la medida en que aprendamos a fluir.

Si nos cuesta fluir, hay ejercicios y tareas para reconectarnos con esa parte esencial de nuestra naturaleza como seres humanos y para revivir la capacidad de ver los milagros que realiza la vida a cada instante.

Revisa en mi página para que encuentres los seminarios que pueden ayudarte, esoecialmente Aprender a Amar y La Magia de Ser Mujer Única. Así como la conferencia La Acitud hace la diferencia. 

 

Publicado en Filosofía de vida, Bienestar y felicidad, Inteligencia emocional

Déjame tu comentario

Estás comentando como invitado

Ir al inicio

Contacto

  • Celular:
    (57) 300 587 68 70
  • Medellín, Colombia, Suramérica:
  • E-Mail:
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.